Mundial de cambios, sorpresas y drama

AP
En Estados Unidos 94 se dieron por primera vez tres puntos por triunfo y se permitieron tres modificaciones; Maradona dio positivo por efedrina y Escobar hizo un autogol “maldito”

Gerardo Velázquez de León

 

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 6 (EL UNIVERSAL).- No fue el Mundial mejor jugado en la historia, pero sí uno que marcó el inicio de una nueva etapa en la historia de esta competencia. Pareciera que así son los torneos de transición cuando se habla de las Copas del Mundo. Transición en número de participantes, reglas, sedes y figuras en la cancha.

 

El de Estados Unidos es recordado como uno de esos torneos de cambios. Fue el último que se jugó con 24 selecciones (para dar paso a las 32 que compiten hasta estos días); además, fue la primera ocasión en que se otorgaron tres puntos por victoria, hubo tres cambios y otras modificaciones en las reglas como aquella que dicta que el portero no puede tomar el balón cuando viene de un compañero (un pase con el pie). De igual manera, fue el primero con un partido en estadio techado: Estados Unidos contra Suiza en el Silverdome de Detroit.

 

Con una asistencia final de más de 3.5 millones de espectadores, este Mundial no correspondió en calidad de futbol y en muchos de los encuentros, las condiciones climatológicas tuvieron mucho que ver. Partidos con temperaturas superiores a los 40 grados centígrados y con futbolistas realmente fundidos sobre el terreno de juego.

 

Ésta, por si faltaba algo, fue la primera Copa Mundial en la que se definió el título en tanda de penaltis. Después de un duelo extenuante, Brasil e Italia se fueron hasta el extremo para definir la selección que se llevaría el campeonato. Ahí estaban, por Brasil: Taffarel, Branco, Bebeto, Romario y en la banca un joven Ronaldo. Por los italianos: Pagliuca, Maldini, Baresi, Roberto Baggio... de hecho Baggio fue quien falló el cobro que le dio el tetracampeonato a los brasileños, dirigidos por Carlos Alberto Parreira.

 

Este Mundial también tuvo sus escándalos, durante y después.

 

Hay que recordar que Diego Armando Maradona fue expulsado luego de dar positivo por efedrina en un control antidopaje tras el partido ante Nigeria.

 

Triste final para la historia de uno de los mejores futbolistas del mundo. Pero igual de desafortunado el autogol del colombiano Pablo Escobar (ante Estados Unidos), jugada por la que después sería asesinado.

La Selección Mexicana cayó ante Bulgaria en octavos. Los malditos penaltis y la  incapacidad de trascender con una buena generación de futbolistas... ¿les suena familiar?